Sharp Objects: La lenta y brillante tortura de la mini serie

Gracias a la revolución televisiva que está teniendo la industria de Hollywood, cada vez más novelas e historias son adaptadas en formato de serie, en lugar de un largometraje. Pero cuando se trata de novelas, muchas veces los largometrajes quedan cortos y las series terminan olvidándose del punto principal de la historia para poder crear más temporadas, por lo que HBO creó un balance perfecto entre las dos: hacer mini series. Jean-Marc Vallée comenzó esta idea con la adaptación de Big Little Lies, sin duda, una de las mejores series del año pasado, donde Reese Witherspoon, Nicole Kidman, y Shailene Woodley interpretan la historia de tres madres que su vida perfecta en los suburbios es desentrañada hasta el punto de un asesinato. Ahora, el dinero y la popularidad juegan un gran papel en como evolucionan las historias en la televisión, así que no fue sorpresa ver que HBO decidió crear una segunda temporada para la serie que inicialmente solo contaría con los siete episodios de la primera temporada. Esperemos este caso no ocurra con Sharp Objects (aunque ya hay rumores de negociaciones de una segunda temporada), pues esta mini serie tuvo un formato excelente para capturar la obscura narración creada por Gillian Flynn que solo será arruinada si desean alargarla.

Asumimos que has leído la novela o visto toda la adaptación de HBO que tuvo su final este domingo incluyendo la escéna después de los créditos.  Si no, anda y ve a leer o ver esta brillante historia antes de que te spoilees. Sharp Objects, como BLL, no es una serie enfocada en el whodunnit, si no que se enfoca en disfunción hereditaria y la ira específica de la mujer, enfoques específicos de ambas autoras de los libros.

La historia muestra a Camille Preaker, interpretada por Amy Adams, una periodista que es enviada a su pueblo natal para cubrir la historia del asesinato de dos adolescentes.

La serie, que cuenta con un elenco estelar como Amy Adams y Patricia Clarkson no demanda atención de una manera molesta, si no que se toma su tiempo creando el marco de la historia, aún cuando esta se trata de unos asesinatos. Si quieres una serie rápida, no te gustará el formato de Sharp Objects pues, no pasa nada realmente hasta los últimos dos episodios donde parece que todo pasa al mismo tiempo.

Sin embargo, el hecho que no pasa nad, no significa que la serie pierde el tiempo. Cada plano y fotografía de la serie esta considerada y tiene un propósito: desde la actuación, el encuadre, y el sonido de fondo.

 

Entonces…. ¿Quién lo hizo?

 

Adora, fue la culpable de matar su hija Marian, pues sufría del síndrome de Munchausen por poderes. Sin embargo, fue Amma quién mató a Ann Nash y a Natalie Keene, con la ayuda de sus amigas Kelsey y Jodes, y a Mae sola. Amma tomaba los dientes de sus victimas como trofeos y los escondía en la casa de muñecas que tenía. En el libro Amma en realidad mata a tres de sus amigas al inicio, y aunque en la serie no se explica el porqué lo hace, en la novela Amma le explica a Camille que al principio Ann, Natalie, y ella se divertían con violentos “juegos” (como matar gatos) juntas hasta que sus amigas comenzaron a pasar mucho tiempo en la casa de Adora, teniendo más atención de su madre y preguntando por las misteriosas enfermedades de Amma. Usualmente, los niños que son victimas de Munchausen por poderes tienen dificultades dinstinguiendo que es el dolor y el afecto.

En el libro, cuándo Camille descubre que Amma es la asesina, ella [Amma] es arrestada y va a prisión–como menor de edad, pues solo tiene 13 años en la novela–donde Camille la visita.

Camille sigue cortando su cuerpo hasta quedar sin lugar, cuando va a cortar su rostro su editor Curry la sorprende y la detiene. Camille deja de tomar y se va a vivir a la casa de Curry.

 

Los productores no querían mostrar los asesinatos en pantalla, pues no querían perder la estructura del programa y arruinar la última frase de la serie: “No le digas a mamá”, pero Flynn creía necesario para que los espectadores no sintieran que la serie estaba incompleta en cuanto a los asesinatos y quedaran con un mal sabor de boca.En el libro solo hay 24 páginas de diferencia desde que Camille descubre que Adora tiene Munchausens hasta el final del libro, así que Vallée prefirio agregar la escéna como un después de créditos y no dedicar un capítulo entero que haría perder la esencia a la historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

    Deja tu comentario

    X
    X