EL SIMPATIZANTE

“El simpatizante”, es la nueva miniserie de MAX con un ángulo nunca visto en Hollywood de la guerra de Vietnam. Si te gusta el espionaje, las traiciones y los engaños, seguro será para ti. y como bono extra es una adaptación de un reportaje ganador del Pulitzer.

Park Chan-wook se hizo mundialmente conocido por la llamada TRIOLOGÍA DE LA VENGANZA: “Sympathy for Mr. Vengeance” (2002), “Old Boy” (2003) y “Sympathy for Lady Vengeance” (2005). Sin embargo, su primer gran éxito llegó un par de años antes con el thriller “Joint Security Area“, en el que se investigaba un asesinato cometido en el área de seguridad compartida de las dos Coreas.

En su salto a la televisión Chan-wook sigue fiel a sus inquietudes y, por el momento, las dos series que ha estrenado en la plataforma tienen esa crisis de identidad como tema central. Primero fue “La chica del tambor“, un drama de espías basado en la popular novela de John Le Carré, y ahora llega “El simpatizante”, otro thriller de espionaje, traiciones y engaños que adapta el relato ganador del Pulitzer sobre la guerra de Vietnam escrito por Viet Thanh Nguyen.

El protagonista de la miniserie es un personaje del que nunca llegamos a saber su nombre y es conocido como “Capitán”,i nterpretado por Hoa Xuande, quien es un mestizo (de madre vietnamita y padre francés) agente doble comunista infiltrado en el bando del Viet Cong, en Saigon. Su sangre es mitad occidental y mitad oriental, y su lealtad se debate entre sus amigos y allegados, afines a Estados Unidos, y sus camaradas del norte. Capturado precisamente por los comunistas tras la guerra, el Capitán escribe sus vivencias durante el conflicto a modo de confesión, y sus recuerdos son la base de lo que representa El simpatizante.

En los 3 primeros episodios, que son los dirigidos por Park Chan-wook, la serie de HBO Max muestra el sinsentido de la guerra con pinceladas de un humor negro bastante salvaje, muchas veces preludio de catástrofes que te dejan con el corazón encogido, otras un alivio con el que endulzar la seriedad de los actos que plantea. El resto de capítulos tratan de seguir la senda, aunque no llegan al mismo nivel. Saltos temporales hacia adelante y atrás, reencuadres desconcertantes, contradicciones narrativas… Lo que se nos muestra son las piezas del puzzle de la memoria del protagonista, y por lo tanto los hechos, las personas y los lugares muchas veces son reinterpretables.

La mejor prueba de ello son los personajes encarnados por un Robert Downey Jr. que, para el Capitán, es la personificación de todos los rostros norteamericanos que le han utilizado de una manera u otra: un agente de la CIA, un profesor universitario, un senador, un director de cine… Downey Jr. se transforma en un camaleón capaz de interpretar a varios personajes totalmente distintos entre sí, dando una clase magistral de cómo realizar varios registros en un corto espacio de tiempo e, incluso, dándose la replica a sí mismo en una memorable escena del tercer episodio en la que CUATRO Robert Downey Jr. interactúan entre ellos en el mismo plano.

Ya disponible en MAX con un episodio nuevo cada domingo.

    Leave Your Comment Here